top of page

Ha pasado un tiempo...

En ocasiones solo necesitas el incentivo correcto para comenzar a escribir.


El día de ayer fue el primer paso completado en la, que esperamos sea, la aventura de vida de mi pequeña Italia.


Como padre llevas una gran responsabilidad con tus hijos, una de las más grandes es prepararlos para la vida.


Nuestra familia tomó la decisión hace solo un tiempo de educar a nuestros hijos en casa; esta decisión es en sí misma un reto enorme, para muchos una locura, en la actualidad no contamos con un sistema de educación que nos prepare para este tipo de decisiones, hasta un cierto punto, estás caminando en terreno desconocido; la forma en la que fuimos educados es la que todos conocen, vas a una escuela, completas el plan de estudios, pasas de un grado a otro y llegas por fin a la meta, una carrera completada, con un título, una profesión, y si lo deseas, un posgrado, maestría, doctorado.


Cometí el error de no tener una pasión, no tener una meta definida, querer completar un sueño; como niño no me preocupaba por tener una carrera, y mientras fue pasando el tiempo, me enfoque en lo que, yo creí, era bueno para hacer, busqué una carrera a fin a ese proyecto y creí que eso era todo. Fue pasando el tiempo, y comprendí que la vida me llevaba por otro camino, no era una licenciatura o una carrera, encontré al amor de mi vida, y sin pensarlo dos veces, cambié lo que no era una pasión o una meta, por lo que en ese momento era todo para mí, mi esposa. Si, un tanto jóvenes y otro tanto inexpertos, nos aventuramos a exprimir cada parte de nuestra juventud en nosotros mismos. Hoy volteo al pasado y vaya que ha sido una aventura, de no tener nada, a comenzar el camino hacia nuestros sueños.


Si puedo ser sincero, volteo a ese pasado, y lo volvería a hacer.

La vida, poco a poco ha ido enseñándome lo que quiero, lo que tengo; por lo que estoy dispuesto a luchar y los sueños por los que estoy dispuesto a seguir caminando.


Nuestra idea de educar en casa nació de esas enseñanzas que adquirimos con el paso del tiempo, la importancia de estar preparado para la vida, pero aún mas, en las ganas de vivirla; no se trata de cuantos sueños frustrados tuviste, de cuantas metas no completaste, de cuantos proyectos comenzaste y no terminaste, esos los vives una y otra vez sin darte cuenta.

La vida se trata de ser feliz en esos momentos, de sonreírle, de decir, sí, lo intenté.

Y quizá parece un discurso motivacional, pero no lo es, es más bien un discurso de todas las veces que tuvimos que fallar, para así poder seguir caminando.



Talentosa, firme de sus convicciones, soñadora como a nadie había conocido, trabajadora, esforzada, tímida y aveces con miedo de dar el siguiente paso.

Algo que me enseñó la vida, es que a los soñadores hay que tratarlos con mucho cuidado, estamos acostumbrados a tener los pies en la tierra, que cuando vemos a alguien que los levanta, nos da terror de que se caiga y hacemos lo imposible por mantenerlos firmes en tierra.


Pero, también aprendí, que el cuidado con el que debes tratarlos es dándoles un poco de impulso, dejar que se eleven lo suficiente para que vean si es o no lo que están buscando, es solo estar al cuidado de ellos, que no se dejen llevar por el viento, hay que enseñarles a dominarlo.


Bailarina, fotógrafa, cocinera, veterinaria (pero de animales marinos, dice ella), viajera, diseñadora, YouTuber.

¿Qué niño no ha querido ser todo lo que ve y le gusta al mismo tiempo?


No sé que le depara el futuro a ella, pero una y otra vez le he repetido, si quieres ser todo eso, no hay nadie que te lo impida, mientras esté en mis manos voy a apoyarte en que cumplas cada una de esas metas. No dejes de esforzarte, que nadie te diga que es demasiado soñar y cumplir todo eso, que en algún momento lo vas a dejar y vas a cambiar de parecer, HOY, que sueñas en serlo, trabaja por ello, aprende, júntate con personas que tengan tus mismas pasiones, si un día dejas la fotografía por ser veterinaria, no importa, si hoy aprendiste fotografía, vas a tomar las más bellas fotos de todos los animales que cures. Si eres bailarina, sé la mejor del mundo, no solo porque tienes talento y eres fabulosa en eso, sino porque también podrás documentar tus bailes con fotos y video, y si viajas por trabajo, eso también lo podrás hacer, lo subirás a las plataformas digitales que existan en ese momento, y comerás los platos más deliciosos jamás cocinados. Aprende, no te quedes estática, esfuérzate en mejorar en todo aquello que te gusta y te apasiona, sé siempre la mejor versión de ti. Todo lo que aprendas hoy, será un recurso más para tu vida en el futuro. El conocimiento que adquieras en el camino solo te prepara para cumplir el propósito que tienes en esta vida; lo estás descubriendo, lo estas trabajando, estás puliendo ese sueño que Dios diseñó para ti y sí él lo diseñó, ten por seguro que abrirá puertas donde él sabe que son las mejores para ti, solo, nunca dejes de tocar.



Nunca olvides que Dios te ha regalado tantos talentos y habilidades, y son para que los uses.

Educar en casa no es tarea fácil, lidias con tus propias inseguridades, tus propios miedos, mientras evitas a toda costa transmitirlos a ellos.


Este día donde la ví por primera vez en su ambiente, quedé sorprendido por tanto talento que tiene. Ella ahora sabe, que tiene que seguir trabajando, no solo se trata de talento, se trata de esfuerzo y disciplina.


El talento solo le acerca más las herramientas para poder lograr sus objetivos, la disciplina hace que sus sueños se hagan realidad.

Esto es para ti, mi pequeña Italia, espero verte un día convertida en aquella mujer que siempre has soñado ser, solo no te olvides de Dios y guarda sus mandamientos.



Con todo mi amor, papá.



15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page